ICG  Instituto de Ciencias  del Grafismo /Seminario sobre grafopsicología de la firma / Tema 7

 

 

DIRECCION LINEAL DE LA FIRMA

 

 

Teóricamente, la dirección de las líneas, sea en el texto, sea en la firma, está en correlación con las fluctuaciones del ánimo, del humor y de la confianza en sí mismo y en los objetivos a alcanzar.

 

FIRMA ASCENDENTE

 

La línea es como un camino seguido hacia un objetivo. Cuando nos sentimos impelidos por el entusiasmo y la confianza que tenemos en nosotros mismos para lograr un deseo, satisfacer una ilusión o alcanzar una meta, la misma excitación eufórica que poseemos produce una onda vivificante que eleva los movimientos en sentido ascendente. El tono vital (energía vital disponible o en acción en un momento dado de la vida), cuando está en su apogeo, pone en marcha nuestro gran potencial biológico, de forma que es capaz de sobrepasar cualquier obstáculo o emergencia que se interponga en el camino de las realizaciones, sobre todo cuanta más inteligencia, habilidad y destreza poseamos para alcanzar los fines perseguidos. Esta es grosso modo la explicación del. Significado de la escritura de líneas ascendentes que, en el caso de la firma, se refieren a la actitud íntima del Yo. (Fig. 1, 2, 4, 49 Y 50).

 

En un contexto positivo, la firma ascendente podría denotar un entusiasmo que alimenta una ambición abnegada. Reserva de espíritu de superación y energía para vencer los obstá­culos y afrontar las dificultades de la vida, así como vencer el desánimo oca­sional. Aspiraciones llenas de promesas, motivadas por un proyecto de porvenir. Necesidad de buscar el "punto culminante".Capacidad de empresa para arriesgarse, innovar y evolucionar. Si el contexto no es tan positivo: Aspiraciones no siempre realistas, también la insatisfacción por inconformismo.

 

FIRMA MUY ASCENDENTE

 

Ambiciones desmedidas, sin metas definidas o inalcanzables e inasequibles (más allá de las posibilidades). Insatisfacción permanente de los propios logros. Huida de la realidad; no se sabe bien lo que se quiere. Posible exaltación de tipo histérico. Desequilibrio entre deseos y posibilidades que impiden la perse­verancia y el realismo. Pretensiones excesivas también propias de euforia acompañada de inmadurez o ingenuidad del joven que se cree capaz de escalarlo todo (Rochetal). Deseos de cambiarlo y reformarlo todo como forma de superación personal.  Si la firma muy ascendente se produce encajonada entre “railes” podría existir arribismo. Insatisfacción permanente por imposibilidad realización de las utopías o por la insuficiencia de lo conseguido. Fuertes ambiciones en diversas direcciones y áreas (el sujeto actúa con cierta desorientación). Otros elementos que potencian dicha valoración podrían ser la presión, los lanzamientos, los rasgos cruciales, la rapidez, la claridad, la simplificación de la rúbrica, etc. La euforia del estado de ánimo que implica el grado ascendente, podría ser tan irreal y tan desvinculada del “suelo” que en su utópica ilusión podría fácilmente “derrumbarse” hasta la melancolía.

 

LA FIRMA EN LINEA DESCENDENTE (Fig. 51, 52 Y 53)

Cuando el tono vital es bajo, se debilita el ánimo y el sujeto se siente impotente, desalentado,- inseguro y pierde la confianza en sí mismo o en la posible realización de sus ideas, planes o deseos, los movimientos caen y llegan al verdadero desplome en los casos de las depresiones agudas.

 

Cuando la firma “cae en descenso” (y valga la redundancia; se dice a veces que cae en cascada), algo se derrumba en la personalidad, algo muy serio ocurre, ya que afecta al núcleo del Yo. Puede tratarse de una enfermedad, de una frustración muy fuerte; de una pena muy honda como, por ejemplo, la pérdida de un ser muy querido; de un fracaso matrimonial; de la pérdida de un puesto de trabajo (quizá único medio de vida); o de cualquier otra causa que ponga en serio peligro la seguridad o el prestigio de la persona cuya firma acuse este signo.

 

FIRMA QUE GUARDA LA LÍNEA HORIZONTAL (Fig. 54, 55 y 60)

 

La firma que se extiende bajo un plano horizontal parece reflejarnos un estado de madurez y de estabilidad, sobre todo, si la línea de base es poco oscilante, es decir, si las letras descansan sobre la misma base lineal.

Cuando la base de las letras es sinuosa, como es el caso de la mayor parte de la firma de Harold Mc.Milland (fig. 51), que desciende al final, el sujeto realiza esfuerzos por frenar o atemperar su conducta emocional, buscando esa madurez y estabilidad, esa serenidad del Yo que juzga necesarias para su propia autoimagen y sobre todo para dar esa imagen de sí mismo a los demás. La firma de Leopoldo Calvo Sotelo puede ser una buena muestra de lo anterior. Ver fig. 56.

 

FIRMA EN DOS PLANOS: NOMBRE EN LÍNEA SUPERIOR Y APELLIDO DEBAJO (Fig. 13)

 

Infravaloración. Tendencia a vivir en dos planos: el espiritual y el material. Prioridad a la relación personal por encima de los convencionalis­mos. Rebelión si tiene que trabajar en algo que no le va personalmente. En algunos casos se ha observado también como reflejo de complejos de tipo físico.

 

Vels nos había hecho notar hace que en generaciones pasadas se había observado en mujeres casadas que hacían prevalecer su nombre sobre el apellido, el cual es postergado o “puesto debajo”. Inconscientemente se desea mantener el privilegio del rol familiar y se le quita valor al rol social con el cual no se sienten identificadas. Puede indicar también, en forma simbólica, el deseo de volver al antiguo hogar, al de los padres, por sentirse poco identificada con el rol de esposa o con el marido.

En un hombre puede reflejar una satisfacción plena del rol que tiene en la vida familiar y un sentimiento de “vergüenza” o de insatisfacción, de fracaso o de minusvalía en la vida social o profesional. También puede equivaler a un complejo de Edipo no liquidado, en el que persiste el odio al padre y la identificación narcísica con la madre.

En el caso de la fig. 13, no indica nada de esto, sino simplemente la autodestrucción de la vida social y privada (la sujeto –como ya dijimos anteriormente- sobrecargada por su complejo de culpabilidad, por su necesidad de droga y por el dolor inicial que su enfermedad le produce, se siente impotente y destruye su relación familiar y social, a la vez que se destruye a si misma). Como recordarán, se trata de una pobre morfinómana, cuyo único trato social era la venta de objetos a hurtadillas de la familia para procurarse morfina.

 

FIRMA “SCATTANTE”

No se trata de la sinuosidad propia de la astucia, sino de pequeños saltos de las letras sobre la línea de base, como si de notas musicales se tratara y en dicho sentido cabe la sensibilidad y receptividad propia de una predisposición crítico-musical (p.ejemplo la firma de las firmas de José Carreras o de S.M la Reina, Doña Sofía expuestas y comentadas en la página 215 de nuestra otra: Psicodiagnóstico por la Escritura, Ed. Herder, 1999), o también crítico-literaria, o en el peor de los casos sensibilidad a flor de piel, alteración del estado de ánimo y nerviosismo.  

 

 

***

 

Universitat Autònoma de Barcelona

Master en Grafoanálisis Europeo, UAB - Master en Criminalística, UAB

 

 Newsletter Grafologiauniversitaria (UAB)

http://www.egrupos.net/grupo/grafologiauniversitaria/alta

 

***

 

Presentación - Introducción J. Tutusaus - Introducción A. Vels - Introducción F. Viñals -  

Tema 1 - Tema 2 - Tema 3 - Tema 4 - Tema 5 - Tema 6

Tema 7 - Tema 8 - Tema 9 - Tema 10Muestras gráficas

 

© Instituto de Ciencias del Grafismo