ICG  Instituto de Ciencias  del Grafismo / Seminario de grafología forense / tema 3

  

 

Tema 3: MALOS TRATOS  PSICOLÓGICOS

Y ABUSOS SEXUALES EN LA INFANCIA.

ASPECTOS PSICOLÓGICOS Y GRAFOLÓGICOS

 

 

 

 

 

 

3.1. Maltrato psicológico  (Lynn Perez-Calvo Soler)

 

 

A través del  maltrato  psicológico  un individuo, si quiere,  puede destrozar la vida de otro. De algún modo, todos hemos sido testigos de ataques perversos sean leves o más graves, en la familia, pareja, hermanos, empresa, en sociedad...no obstante  parece que reconocer socialmente  la verdadera gravedad  de esta acción indirecta esta costando precisamente por ello, porque no es visualmente captable  como lo es una herida abierta  en el cuerpo ....

 

La noción de perversidad implica una estrategia de utilización del otro para luego realizar otra  de destrucción  sobre el mismo, sin llegar a sentir ningún  sentimiento de culpa por ello. La perversidad no proviene de un trastorno psiquiátrico, viene más bien de una fría  racionalidad  que se combina con la incapacidad de considerar a los demás seres  sensibles y  con sentimientos. La mayoría de ellos (los hay también declarados   delincuentes) usan su encanto y sus facultades  de adaptación para abrirse  camino en la sociedad  dejando  un rastro de personas, niños,  heridos  de por vida.

 

Desde el punto de vista psicoanalítico la  perversión es considerada como una desviación en relación al acto sexual normal,  siendo calificado como perverso  el comportamiento de determinados sujetos que manifiestan una crueldad o malignidad particular.

El perverso narcisista  solo se construye a sí mismo  al saciar  sus pulsiones  destructoras. Actualmente  los perversos narcisistas están considerados  como psicóticos  sin síntomas. Descargan  en los otros el dolor  que ellos no son capaces de sentir y las contradicciones  internas  que se niegan a percibir. A  ellos también los hirieron  en su infancia  e intentan existir haciendo daño a otros. Se trata de una transferencia  del  dolor  que les permite valorarse a costa de los demás.

 

Según el DSM IV Revisado (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) la personalidad narcisista consta de  como mínimo  cinco de los siguientes  síntomas  o manifestaciones:

 

 

Los perversos narcisistas son sujetos megalómanos que a menudo se les  atribuye  un aire moralizador, superior y distante. Aunque no digan nada, el otro se siente actuando indebidamente y fácilmente  con sentimientos de culpabilidad. A diferencia del paranoico, aunque conozca las leyes o reglas  culturales de su sociedad juega con ellas o  hace lo que va en contra de ellas, las desafía e intenta confundir a su interlocutor convenciéndole de que  su sistema de valores  esta equivocado, para conducirlo hacia una ética perversa. Se vale  de  la fuerza solo cuando la seducción no ha funcionado. Utiliza el reproche, la crítica  y los sermones  morales  contra el otro para defenderse  de una angustia  de orden psicótico, con estas herramientas logra  que sea el otro el que se sienta fallando. Son individuos a menudo descritos como  seres seductores, correctos, brillantes, cordiales... para ellos los otros no existen como personas sino como objetos útiles  conllevando una total falta de afecto y desconocimiento de  la idea de respeto ajeno. Su poder esta en su insensibilidad.

El problema grave  mental para el  perverso narcisista es su vaciedad, para  no tener que afrontarla ( lo cual sería altamente terapéutico) se llena del otro sin tener en cuenta la identidad del otro. Se defienden a través  de la negación de la realidad, aunque se demuestre la evidencia. Se niegan a ver sus errores  ya que no resistirán una imagen de sí mismos negativa. Proyectar todo lo que  es malo  sobre alguien  les ayuda a sentirse mejor y esa tendencia les garantiza una  cierta estabilidad.  Son dependientes y  necesitan siempre a los demás aunque  precisan pensar que es el otro el que solicita esa unión y así lo expresan en la vida diaria.

 

 

3.2. Muestra manuscrita de un hombre con conductas pederastas  y de acoso moral.

 

(Haz click sobre la imagen para verla ampliada)

 

Su estrategia se basa en el juego,  sin respetar  las partes íntimas y  erógenas de  las menores, en este caso sus hijas. En familia los reproches  y gritos humillantes  a los demás son un continuo. Socialmente, en general,  esta considerado un hombre cortés y cumplidor, sólo en el trabajo y la familia  muestra su carencia grave de empatía ( limitadísima inteligencia emocional).

Presenta cierta hiperactividad. Controla  todo lo que le rodea.

No reconoce ser el causante del trauma que las niñas acusan. Siempre resta importancia a  sus conductas que,  aunque  lo demuestran pruebas psicológicas y la misma madre es testiga de ellas, él  las niega o da a entender no comprender la anormalidad e inadecuación de los contactos físicos. El  disgusto de las niñas por esos contactos  parece tenerle sin cuidado; él insiste.

 

 
3.3. Grafoanálisis

 

Dominantes;

Escritura regresiva, reseguida, buclada, con lazos, cóncava a la derecha  zona media y baja ( parece que cede y acoge), desigual en forma, espacios, presión, con arpones  en zona alta, vertical- invertida, firme- floja-blanda, con torsiones, “circulito” de la mentira, gestos al revés, tildes de las t hacia abajo y desiguales, se liga a menudo por la zona baja a los otros, gestos que invaden la zona baja indebidamente...

 

Interpretación:

Como dice Vels  la  regresividad gráfica  se debe a la  habilidad para actuar y pensar en provecho propio. Tendencia a ocuparse de los propios problemas y hacer que  se interesen  también por él los demás, es una habilidad  más femenina que masculina para hacerse desear (de hecho es una escritura  que podría atribuirse a una mujer). Predomina  el deseo de adquisición  y la búsqueda  de satisfacciones personales, la necesidad de ocuparse de sí mismo, la falta de espontaneidad ,...esto también confirmaría  la tendencia a controlar su entorno en este sujeto. El egoísmo y narcisismo son también visibles en esta regresividad gráfica (el gesto va hacia sí mismo)

Como  expresa Vels, si coincide con letra curva, además de  bucles, lazos y reseguidos como es este caso, la forma de llevar a cabo sus logros es por medio de la dulzura y  habilidad disimulando con  los encantos de la seducción como primera estrategia. Obsérvese que las regresiones se dan  en la zona media en su mayoría, afectando  al aspecto  de los sentimientos, de los afectos por lo que este hombre  se muestra poco generoso y  sin espíritu de sacrificio por los “seres queridos.”Del mismo modo, los espacios interletras son  carentes, desiguales y con  a veces choques; no tienen claro cual es su lugar (sabemos que un síntoma de las personas con trastorno narcisista es  su falta de identificación clara, integrándose, con un grupo social concreto).

Al revés: las letras d , por ejemplo; no quiere pensar como  todo el mundo, escoge ir en contra de lo que dice la mayoría,  hay una anomalía  en el juicio  con posibles matices  paranoicos.

Las jambas presentas desviaciones y algo de  torsión ; la desviación en este ambiente gráfico  negativo es insana, referente a la sexualidad. Los enlaces por la zona baja  en vez de  por la zona media  nos indican sus preferencias, su forma de tomar contacto con los demás a través del cuerpo y lo tangible más que por el sentimiento o el afecto.

La dirección  de los ejes  van hacia  sí mismo( izquierda), al pasado, no hay interés hacia los otros, se puede hablar de indiferencia afectiva, de inadaptación  aunque muestre lo contrario.

Las continuas formas de lazos, bucles, circulitos, anillados, dan una muestra clara de su forma de funcionar y la tendencia a la insinceridad como algo habitual. Suponemos que ello favorece el estado de  vigilancia que mantiene para no ser descubierto.

 

La presión y nivel de ambiente gráfico negativo  indican  también el nivel moral y ético del escribiente, de escasa delicadeza de espíritu con mayor predominio del aspecto práctico y positivista.

 

 

3.4. Primeras consecuencias psicológicas de los abusos sexuales en la infancia

 

 

Las consecuencias   psico-emocionales en  niños y jóvenes suelen ser  graves,  dependiendo de las características  del abuso; intensidad (grado), tiempo (duración), ligazón afectiva con el agresor, sensibilidad de la víctima, etc...

La principal patología que deriva de los contactos sexuales inapropiados en  niños-as es el trastorno por  estrés postraumático   a menudo  combinado con  otros tipos de problemas o  trastornos sean  del desarrollo, del estado de ánimo, de adaptación, de atención ( pueden dar muestras de una aparente hiperactividad por ejemplo, inquietud  y desasosiego)...

 

La gravedad  en la  forma de vivir  la incoherencia y el estrés  que conllevan este tipo de contactos tan humillantes  se  intensifica y consolida  en el tiempo  cuando son los mismos padres, las personas que debían  protegerlos y  enseñarles lo que es  respetarse y respetar a los demás , los que  fríamente invaden al otro  sin acatar las normas básicas existentes   entre diferentes generaciones en el plano sexual, arrebatándoles su infancia.  La necesidad de apego es tan fuerte  que hasta en los niños maltratados  se observa  devoción  hacia sus padres abusadores. La importancia reside  en sentirse  existentes para sus padres ya que el ser humano desde que nace implora la relación, dolorosa o placentera.(ver fig 1)

 

Figura 1;

 

(Haz click sobre la imagen para verla ampliada)

 

Dibujo de una  niña abusada por su padre; expresa una relación de amor idealizada, una “devoción” hacia el progenitor fuera de lugar tratándose de una supuesta relación padre- hija y  en una niña tan pequeña (menos de 8 años). La imagen de ambos unidos por la flor y “coronados” por un corazón esta ubicada  en la zona superior del papel, en la zona  del ideal. Sin embargo  las respuestas inconscientes  dadas en otras pruebas  eran de rechazo hacia el padre persistentemente.

 

En general los niños sometidos habitualmente a estas situaciones   sienten confusión, miedo, dudas, estrés, desapego afectivo o inadaptación social, pérdida de  la atención, agitación, y hasta  alucinaciones o tendencia a la disociación ...  Para ser más concretos, hemos escogido  criterios  del Trastorno por estrés postraumático  en la infancia, los que creemos que mejor se adaptan  al tema que nos ocupa hoy, son los siguientes:

 

 

El niño ha estado expuesto  a un acontecimiento  traumático en el que ha existido:

 

·         Ha experimentado, presenciado o le han explicado  uno o más  acontecimientos caracterizados  por muertes  o amenazas para su integridad física o la de los demás

·         El niño ha respondido  con temor, desesperanza u horror intensos, pudiendo  ser respuestas  visibles en comportamientos desestructurados o agitados

 

El acontecimiento  traumático es reexperimentado persistentemente

 a través  de una (o más) de las siguientes  formas:

 

·         En juegos repetitivos donde aparecen  temas o aspectos  característicos del trauma

·         Sueños de carácter recurrente sobre el acontecimiento, que producen  malestar, sueños terroríficos  de contenido irreconocible

 

Pueden reescenificar  el acontecimiento  traumático  específico

 

Malestar psicológico  intenso  al exponerse a estímulos  internos o externos  que simbolizan o recuerdan  un aspecto del  acontecimiento traumático

 

Respuestas  fisiológicas  al exponerse  a estímulos  internos  o externas que simbolizan o recuerdan  un aspecto del acontecimiento.

 

Evitación persistente de estímulos  asociados al trauma  y embotamiento  de la reactividad general del niño( se resisten a por ejemplo, hablar de su  padre -si es él, abusador- o a dibujar la familia, ... también pueden perder la capacidad de defenderse ante las ofensas o ataques  ajenos...)

 

(...)

 

También  existen síntomas  persistentes de  aumento de la activación (ausentes  antes del trauma), como por ejemplo:

·         Dificultad para conciliar el sueño o mantenerlo

·         Irritabilidad o ataques de ira

·         Dificultad para concentrarse

·         Hipervigilancia

·       Respuestas exageradas  de sobresalto

(...)

 

 

 

Figura 2

 

(Haz click sobre la imagen para verla ampliada)

 

Dibujo de una niña abusada y con malos tratos psicológicos, con indefensión aprendida debido a las continuas humillaciones. En casa la madre inconscientemente  la tiene con un “rol de segunda”  añadiendo conflictos de rivalidad fraterna.

Analícese el dibujo teniendo en cuenta que se ha dibujado a sí misma. Como se ve  esta hundiéndose, sin ni  si quiera las piernas y con una desorientación espacial que sabemos ligada a su gran problema afectivo. La realización sin cuidado ni detallismo nos  expresa su baja autoestima (los demás hermanos están dibujados  con destreza, bien orientados en el espacio, laboriosidad y con todos sus miembros bien acabados, completos)

La firma de esta niña (no podemos mostrarla por discreción), estuvo siempre tachada y  con escritura descendente. La escritura  es a menudo desorganizada  pero  muy bien acabada y realizada con esfuerzo y deseo de perfección.

Presentaba clínicamente hiperactividad, incapacidad para defenderse de los compañeros  en el colegio, problemas  de adaptación ( a menudo sola y sin querer sumarse al grupo), cumplidora con sus deberes y obediente con su tutora   pero  con déficits en algunas áreas del desarrollo. En el colegio  la perciben triste y asustadiza además de  poco integrada.

(...)

 

Bibliografía utilizada:

 

Revista de Psicoterapia; nº 48. Edita Revista de Psiquiatría y Psicología Humanista, S.L Barcelona

DSM-IV-TR. Masson

Diccionario de Grafología, A. Vels. Ed. Herder

Del abuso a otros desmanes, Juan Luis Linares. Ed. Paidós terapia familiar

El Acoso moral, Marie- France  Hirigoyen . Ed. Paidós

 

 

 

_________________________________________________________________________

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

PUENTE, Mª Luz y  VIÑALS, Francisco (2010): Grafología y Ciencia. Validación con ciento cincuenta tesis doctorales, Barcelona, Universitat Oberta de Cataluny

VIÑALS, Francisco y PUENTE, Mª Luz (2009): Grafología Criminal,  Barcelona, Editorial Herder, 525 pp. Prologado por el Ilmo. Sr. José Naval, Magistrado-Juez  

VIÑALS, Francisco y PUENTE, Mª Luz (1999): Psicodiagnóstico por la escritura. Grafoanálisis Transaccional,  Barcelona, Editorial  Herder

VIÑALS, Francisco y PUENTE, Mª Luz (2001): Pericia Caligráfica Judicial. Práctica, casos y modelos, Barcelona, Editorial  Herder 

VIÑALS, Francisco y PUENTE, Mª Luz (2003):  Análisis de Escritos y documentos en los Servicios Secretos, Barcelona, Editorial  Herder, 2003 ( Capítulo II: “Ciencias Forenses”, y, Capítulo IV: “Bases del Grafoanalista” del citado libro)

 

***

 

 

Universitat Autònoma de Barcelona

Master en Grafoanálisis Europeo, UAB - Master en Criminalística, UAB

 

 Newsletter Grafologiauniversitaria (UAB)

http://www.egrupos.net/grupo/grafologiauniversitaria/alta

 

***

 

 

Tema 1 - Tema 2 - Tema 3 - Tema 4 - Tema 5 - Tema 6

© Instituto de Ciencias del Grafismo