Master en Grafística, Grafopatología y Grafología Forense de la Universitat Autònoma de Barcelona

 

 

MANUALES DE TEXTO

SEMINARIOS ON-LINE AGC / ICG

- SEMINARIO DE PSICOLOGÍA DE LA ESCRITURA
- SEMINARIO DE PSICOPATOLÓGICA CLÍNICO-GRAFOLÓGICA
- SEMINARIO DE GRAFOANÁLISIS INFORMATIZADO

SIGNIFICACIÓN DE LA FIRMA

  (Valor grafológico de la firma)

                                                                                 

 

                                                                                                         J. TUTUSAUS

BOLETÍN NÚMERO 13, Segundo semestre 1994

 

 

            Para la interpretación correcta y completa de la firma (y rúbrica) deben tomarse en consideración las sabias declaraciones de los siguientes eminentes grafólogos:

 

            «Ningún estudio grafológico debe ser hecho si el texto no está firma­do y, de la misma manera, ningún estudio grafológico debiera realizarse si la firma no va acompañada de un texto manuscrito.» (Charlotte Dugheyt). Asimismo, Rudolph S. Hearns en Self portraits in Autographs dice: «Las firmas deben ser interpretadas adecuadamente sólo en conexión con el texto manuscrito.»

 

            Por nuestra parte, hemos de decir que en la firma hay un componen­te importante que son las mayúsculas. Sostenemos, no obstante, que no exis­te la denominada "grafología de las mayúsculas", cuyo estudio particulariza­do se efectúa en la Grafología General a cada uno de los Aspectos gráficos, "especies" o variables, así como en sus iniciales y finales o gestos tipo. Cier­tamente, hay formas raras e infrecuentes, las cuales hay que interpretar se­gún el contexto y la aplicación de principios adecuados; si no, es preferible evitar su interpretación, tal como indica Crépieux-Jamin respecto a los sig­nos raros o poco frecuentes (principalmente "modos").

 

            La firma, en cualquier caso, no podrá proporcionar indicaciones completas sobre la personalidad. Es más bien un elemento de confirmación, corrección o contradicción de las indicaciones que provee el texto gráfico.

 

            En resumen, somos partidarios de lo que afirma el eminente Cré­pieux-Jamin: «Es imprudente, en ausencia de otros documentos, comentar la firma a fondo, ya que su extrema condensación obliga a controlar nuestras observaciones.» También el sujeto puede haber evolucionado más de lo que indica la firma.

 

 

Positivación del texto a través de la firma

 

            Los elementos que deben tomarse en cuenta para la valoración del texto derivados de una firma "plusvalorante" son principalmente:

 

a) Congruencia texto-firma (claridad, tamaño, colocación, etc.) Ascendente.

 

b) Firma tónica, en relieve, progresiva, expresiva, espontá­nea, etc.

 

            Lo cual expresa potencialidades de evolución, necesidad de autorrea­lización, competitividad, recursos creativos, etc.

 

            En otras palabras, una firma con elementos positivos tiende a mos­trar una personalidad con recursos para su realización socio-laboral.

 

 

Definición de la firma

 

            Puede definirse la firma como un conjunto de gestos habituales y au­tomatizados elegidos libremente sin restricción alguna (A. Lecerf) que plas­ma la estilización de la autoimagen (Kurtz), la autorrepresentación de sí (autorretrato o autobiografía abreviada) y la expresión de núcleo más íntimo, privado y más real de la personalidad. En otras palabras, es la expresión del comportamiento íntimo y el nivel de autoaceptación y sentimiento de sí mis­mo.

 

            El texto expresa el plano más socio-profesional, los actos y la actitud frente al mundo circundante (Bousquet), o sea el Yo manifestado.

 

            La síntesis personalísima del individuo o impronta personal expresa más concretamente:

 

a) El potencia de recursos y reservas (que no siempre se exterioriza) y forma de utilizarlo. Energía potencial.

 

b) Es el símbolo esencial del proyecto de vida personal, evo­lutivo, autoafirmativo, que expresa lo que el sujeto es, cómo quiere ser, lo que quiere ser y lo que desearía ser o tener, así como los deseos más profundos. Yo desiderativo.

 

c) Es la expresión de los frenos, pulsiones y equilibrio de las aspiraciones y motivaciones vs. abandono y negación.

 

d) Grado de confianza en la autoimagen; sentido de éxito (o fracaso) y la estimación de los valores propios.

 

e) Es la expresión de aspectos ocultos, conflictos internos, fracasos, traumas, nostalgias, imperfecciones escondidas (Crépieux-Jamin) y compensaciones de sentimientos de infe­rioridad (Vels).

 

f) Es la expresión de las exigencias del Yo (Torbidoni).

 

 

Simbolismo del nombre de pila y los apellidos

 

                  Nombre

 

Yo infantil

 

Sentimiento de la infancia

 

Narcisismo

 

Deseo de figurar (si grande)

 

 

 

"Niño mimado" (si grande)

Exclusivismo

 

 

 

Nombre suprimido o abreviado

 

Represión o rechazo de las expe­riencias de la infancia, a veces desgraciada (sólo inicial). Tam­bién, actitud conservadora. Olvido del pasado.

                 Apellidos

 

Yo laboral. El "self made man"

 

Madurez; rol de adulto

 

Aceptación rol social

 

Orgullo familiar. El sujeto quie­re ser reconocido como alguien espe­cial (si grande)

 

Énfasis en los roles de protección y autoridad (si predominante so­bre nombre). Deseo de éxito so­cial

 

    Supresión apellido paterno

 

Problemas con el padre. Comple­jo de Edipo. Inexistencia psíquica o física del padre.

 

 

            La firma con únicamente iniciales puede expresar fuertes sentimien­tos de culpa.

 

 

Firma en dos planos (nombre sobre apellido)

 

            - Infravaloración (complejo físico?).

            - Tendencia a vivir en dos planos: el espiritual y el material.

            - Prioridad a la relación personal por encima de los convencionalis­mos.

            - Rebelión si tiene que trabajar en algo que no le va personalmente.

 

 

Sobre la rúbrica

 

            La rúbrica es el dibujo inconsciente de mecanismos de defensa del Yo íntimo, o sea, la defensividad respecto a los demás (Vels).

 

            Cuanto más cercana está de los nombres (firma), más vinculación psicológica con la familia o el ambiente. Cuanto más lejos se sitúa la rúbri­ca, se coloca una barrera más distante entre la intimidad propia y las perso­nas de confianza. Cuanto más alejada sea la rúbrica que subraya el nombre, más orgullo. En otros casos puede indicar "intriga" (Salberg).

 

         Rúbrica simplificada

 

Confianza en sí mismo

 

 

Naturalidad

 

Sencillez

 

 

Serenidad

          Rúbrica complicada

 

Sobrevaloración de sí mismo. Afectación histeroide

 

Autoprotección

 

Malas intenciones. Intriga. Cons­pi­ración

 

Angustia. Alienación. Fobias

 

 

Rúbrica que envuelve la firma

 

            Se corresponde con la mal denominada "firma envolvente". La firma está rodeada por un círculo protector. Algunos aluden a que la firma está en estado fetal.

 

            . Dependencia familiar

                        - Egoísmo familiar.

                        - Fijación en la madre.

                        - Evitación de conflicto con el padre.

                        - Necesidad de quedarse en casa.

 

            . Inmadurez

                        - Posesividad infantil, pasiva.

                        - Busca de protección (dependencia materna).

                        - Dificultad para conseguir la autonomía. Esp. subalterno.

                        - Autismo. Regresión.

 

            . Inseguridad

                        - Defensa de la intimidad.

                        - Sentimiento de inferioridad.

                        - Búsqueda de un ambiente seguro.

- El sujeto se esconde porque tiene algo que reprocharse (Cobbaert).

 

            . Desconfianza

                        - Defensa del ambiente exterior.

                        - Sentimiento de persecución.

                        - Suspicacia; está siempre alerta.

- Miedo a que se descubra su propia pequeñez (¿delirio de grandeza?).

                        - Protección contra peligros exteriores.

 

            . Inadaptación

                        - Poca comunicatividad.

                        - Rechazo de la vida social.

                        - Esquizoidismo.

                        - Inabordable.

 

            . Sentimiento de inadecuación

                        - Ansiedad.

                        - Preocupación constante.

                        - Neurosis obsesiva.

                        - Misoginia.

- Protección neurótica contra temores y ansiedades: supers­ticiones, juego o ritos mágicos.

 

 

Firma tachada por la rúbrica

 

            Para R. Crepy, el autor de esta modalidad de firma, es una persona "desafortunada" que ha heredado atavismos, handicaps y sentimientos de cul­pabilidad y que el sujeto hace lo necesario para fracasar.

 

            Se origina en el "temor a ser atacado por los padres" (culpabilidad agresiva por conflicto agresivo con la instancia paterna). Sentimiento de infe­rioridad y de indignidad. Mecanismo de censura y negación.

 

- Autorreproche. Autocrítica. Perfectismo; deseo de superación obse­sivo.

            - Super-Ego acusador.

            - Autolimitaciones inconscientes.

- Situación apurada. Sentimiento de haber sufrido alguna disminu­ción (C. Muñoz E.).

- Disforia: intranquilidad, preocupación.

            - Rebelión (parte de agresividad contra otros). Marne.

- El sujeto puede cuidar de sí mismo y de los demás y no lo hace.

 

 

Congruencia de la firma-texto

 

            La coherencia y homogeneidad entre firma y texto es generalmente positiva. La firma idéntica al texto suele serlo básicamente en la legibilidad, tamaño y orientación (inclinación, dirección, línea, etc.). Es evidente que las disonancias pueden ser muchas más, pero deben interpretarse mediante los criterios grafológicos propios de la "combinación contextual" que se practica con el texto.

 

           Firma congruente

 

Tendencia a mostrarse con natu­ralidad y estabilidad tanto en la vida privada como profesional.

 

Asunción adecuada de las res­pon­sabilidades. Buen compromiso con la conciencia moral (Super Yo).

 

Solidez interna para respon­der de la acción emprendida.

 

Ajuste entre aspiraciones y rea­li­dad. Identificación entre logros y ambiciones.

 

Armonía entre la imagen exte­rio­rizada y la propia.

 

 

Homogeneidad entre la realidad íntima y la realidad social.

 

(-) Dificultad para modular el registro de intervención debido al excesivo monolitismo de la perso­nalidad.

 

Posibilidades no desproporciona­das.

         Firma incongruente

 

Insinceridad. Deseo de aparecer diferente.

 

 

Promete pero no hace; se evade de sí mismo.

Vida doble.

 

 

Inmadurez. Inconstancia en los objetivos.

 

Comportamiento incoherente.

 

 

 

Se presenta y expresa ante los de­más de forma diversa a cómo es su exigencia interior (Torbido­ni).

 

Escisión entre el rol socioprofe­sional y la "autoimagen".

 

Oportunismo. Adaptación a toda costa.

 

 

 

Temor a amenazas que pueden desvalorizar el Yo.

 

 

                                 Firma más grande que texto

 

                        - Confianza en sí mismo.

                        - Autoestima y autoestimación realista.

                        - Compensación de complejos o sentimientos de inferioridad.

                        - Capacidad de valoración del potencial.

                        - Ambición de "ser superior" a las propias posibilidades.

                        - Orgullo o conciencia del propio valer.

                        - Necesidad del reconocimiento de méritos. Necesidad (his­térica) de ponerse de relieve.

                        - Compensación de un sentimiento de fracaso o impotencia mal aceptado o soportado.

                        - Sentimiento de éxito y de poder.

 

            La firma más pequeña que el texto traducirá inseguridad, falta de autoestima, complejos de inferioridad, infravaloración, sentimiento de fracaso, subalternismo, etc.

 

 

Firma ascendente

 

            1. Aspiraciones llenas de promesas, motivadas por un proyecto de porvenir.

 

            2. Reserva de espíritu de superación y energía para vencer los obstá­culos y afrontar las dificultades de la vida, así como vencer el desánimo oca­sional.

 

            3. Necesidad de buscar el "punto culminante".

 

            4. Capacidad de empresa para arriesgarse, innovar y evolucionar.

 

 

 

Muy ascendente

 

            5. Pretensiones excesivas propias de la inmadurez del joven que se cree capaz de escalarlo todo (Rochetal).

 

            6. Ambiciones desmedidas, inalcanzables e inasequibles para fijar las metas más allá de las posibilidades.

 

            7. Insatisfacción permanente de los propios logros.

 

            8. Huida de la realidad; no se sabe bien lo que se quiere.

 

            9. Exaltación histérica.

 

            10. Desequilibrio entre deseos y posibilidades que impiden la perse­verancia y el realismo.

 

            11. Arribismo (si "en raíles").

 

 

Firma ilegible

 

            La firma ilegible implica sentido de responsabilidad para cumplir las obligaciones y determinación clara para llevar a cabo lo convenido o pacta­do, consciencia de las propias capacidades y limitaciones: autenticidad.

 

            Las principales características de la firma ilegible o confusa impli­can

 

            1. Escapismo de la realidad.

 

            2. Temor a aparecer tal como se es realmente. El sujeto no quiere dejarse ver. Impenetrabilidad.

 

            3. Evasión de responsabilidad.

 

            4. Falta de valor moral para presentarse con naturalidad; deseo de esconderse detrás de una máscara para llevar a los demás por un camino erró­neo.

 

            5. Disimulo de la propia inferioridad (Magnat).

 

            6. "Identidad mal vivida o mal adquirida, de ahí la inseguridad, la desconfianza, el miedo y el deseo de protegerse, de ser invulnerable y de no comprometerse moralmente tomando responsabilidades (J. Monnot).

 

 

Rúbricas típicas

 

Punto tras la firma. Preocupación al escoger nuevas amistades (Marne). Prudencia verificadora. Desconfianza ante el porvenir. Dificultad para "aguantar más". Necesidad de poner punto final o de tener la última palabra. Cansancio vital.

 

Firma entre raíles. Deseo de seguir una línea de conducta estricta. Búsqueda de la seguridad (necesidad de garantías tanto en el plano social como material). Autoprotección para evitar interferencias ajenas (secretis­mo). Seguimiento de normas para alcanzar objetivos (especializa­ción).

 

Rúbrica con traza descendente vertical. Afirmación en una acción decidida. Autoafirmación propia independencia. Capacidad de defensa y ata­que (polémica). Poco cooperativo (si orientada hacia la izquierda). Actividad concreta y práctica. Rechazo ideas ajenas, defensa de las ideas propias (Simón). Autoridad incontestable: no soporta la deso­bediencia o la réplica. Desprejuicio de lo que digan los demás, le aplaudan o no.

 

Rúbrica en zig-zag. Astucia para alcanzar las metas y situarse. Vindicativi­dad. Entusiasmo. Criterios volubles.

 

Rúbrica (o firma) en espiral estrecha o embrollada. Vivir en un mundo pecu­liar, imaginativo. Ideas fijas u obsesivas. Astucia complicada o habi­lidad práctica para complicar las cosas y enredar (Rochetal).

 

Rúbrica en "boca de lobo" en forma de "C". Actividad comercial. Voluntad de poder. Tenacidad (Crepy). Reserva (C. Jamin). Astucia (C. Muñoz Espinalt).

"Boca de lobo" en forma de "C" al revés. Conservadurismo egoísta. Apego a lo propio (familia, tierra, etc.). El sujeto se cierra en su pequeña casa.

Idem anterior pero con ángulo a la derecha. Defensa de la intrusión de extranjeros. Desconfianza.

 

Rúbrica protectora en parte superior. Exclusivismo en el pensamiento. Deseo de pasar desapercibido intelectualmente. Deseo de cubrirse; gran timidez. Ideas extrañas o anticonformistas. Actitudes insolentes. Vo­luntad de limitar la imaginación. Protección de la intimidad para evi­tar problemas (rúbrica que cubre el nombre).

 

Rúbricas en lazo

en forma de "x" abierta a la izquierda. Espontaneidad con los ínti­mos, pero torturado o simplista con los demás.

en forma de "x" abierta a la derecha. Facilidad de contactos. Expre­sividad dúctil.

 

Rúbrica con uno o dos tildes que cortan la línea. Habilidad para las relacio­nes humanas. Detallismo inútil. "Querer cortar la relación con la madre" (Escriche).

 

 

Rúbrica que subraya la firma

 

Subrayado doble

 

            1. Orgullo de la persona todavía poco evolucionada. Necesidad de dar excesiva importancia a lo que se dice o hace. Sentimiento de impotencia o fracaso. Deseo de imponer las propias ideas. Deseo de que los demás reco­nozcan los propios méritos, en forma imperiosa. Deseo obsesivo de tener ra­zón.

 

 

Subrayado simple o breve

 

            1. Deseo de reconocimiento y consideración. Gusto por mostrar a otros las propias capacidades. Confianza en sí mismo. Expresión de afirma­ción y dinamismo. Determinación realista. Sentimiento interno del propio valer. Búsqueda del aplauso de los demás.

 

            (Las significaciones son más positivas si el subrayado es más breve y firme).

 

            2. Defensa contra el peligro materialista.

 

 

Subrayado simple alejado de la firma

 

            1. Independencia.

 

            2. Orgullo altanero. Desdén. "Admiradme pero no me toquéis".

 

            3. Orgullo de casta.

 

 

Colocación espacial de la firma

 

            En general, la colocación horizontal de la firma (izquierda, centro derecha, etc.) indica los siguientes aspectos:

 

a) Grado de madurez y confianza en sí mismo para avanzar cons­cientemente hacia el futuro; posición del sujeto ante el porvenir.

 

            b) Dependencia e interés profesional y social.

 

            c) Capacidad para tomar decisiones e iniciativas.

 

            d) Nivel de facilidad para la relación social.

 

            e) Capacidad para superar obstáculos.

 

Firma situada a la izquierda

 

            1. Frustración y desilusión fácil; de ahí cierto escapismo o subterfu­gios para no actuar. Tendencia a escapar de la realidad.

 

            2. Autolimitaciones que impiden el desenvolvimiento; cree que el ambiente es hostil, desconfianza ante la sociedad.

 

            3. Retirada para apoyarse en valores tradicionales.

 

            4. Concepto pobre de lo que se es o se pretende realizar.

 

            5. Miedo irrazonable a vivir por estar prisionero de una conducta de fracaso (¿prisionero de madre posesiva?)

 

            6. Dependencia afectiva que estorba la autonomía; de ahí la insegu­ridad que se "agarra" en medicamentos, drogas o alcohol.

 

            7. Necesidad de apoyarse en experiencias o valores del pasado que frena la iniciativa.

 

            8. Alejamiento autístico del mundo.

 

            9. Neurosis; comportamiento captativo, necesidad de protección por no poder valerse (separada).

 

 

Firma alejada del texto

 

            1. Despreocupación o desinterés por lo que acaba de ser dicho o he­cho. Incoherencia entre lo que se quiere y lo que se puede alcanzar. Dismi­nución de la implicación o alejamiento de la actividad.

 

            2. Individualismo. Independencia. Orgullo (desdeñoso) de casta. Distinción.

 

            3. Tendencia a desconectar con facilidad de los estímulos cotidianos por falta de motivaciones.

 

            4. Dificultad de integración socio-laboral.

 

            5. Necesidad de carta blanca y de no rendir cuentas. Ocultación pa­sado deshonesto.

 

            La firma muy próxima al texto puede indicar servilismo, dependen­cia y necesidad de protección, sencillez y preocupación por el trabajo.

 

 

Firma en el centro de la página

 

            1. Dificultad de evolución hacia la madurez.

 

            2. Descorazonamiento para tomar iniciativas (Crepy). Papel de se­gundo.

 

            3. Prudencia para no arriesgarse. Decisiones diferidas.

 

            4. Deseo de llamar la atención con cierta teatralidad (si grande).

 

            5. Control del impulso social.

 

            La firma colocada a la derecha muestra alegría de vivir, iniciativa, confianza en sí mismo, entusiasmo, autorrealización y concordancia entre aspiraciones reales y manifestadas.

 

                                                

 

Agrupación de Grafoanalistas Consultivos de España.- asociación profesional de grafología miembro de pleno derecho de la ADEG

 

volver al Inicio