Master en Grafística, Grafopatología y Grafología Forense de la Universitat Autònoma de Barcelona

 

 

MANUALES DE TEXTO

SEMINARIOS ON-LINE AGC / ICG

 
- SEMINARIO DE PSICOPATOLÓGICA CLÍNICO-GRAFOLÓGICA
- SEMINARIO DE GRAFOANÁLISIS INFORMATIZADO

ENLACES ICG

 

Programas de Estudios:  http://www.grafologiauniversitaria.com/masters.htm

Artículos y material de los Directores:  http://www.grafoanalisis.com/vinals&puente.htm

Líneas de Investigación: http://grafologiauniversitaria.com/grupos_investigacion.htm

Manuales universitarios: http://grafologiauniversitaria.com/libros%20celdas.htm

Blogs:  http://www.grafoanalisis.com/icg-blogs.htm

TV – Videos: http://www.grafoanalisis.com/icg-Tv-video.htm

TVE la 2, Caso Anna Permanyer:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/ciencia-forense/ciencia-forense-caso-permanyer/3416120/

Radio - Audio ICG:  http://www.grafoanalisis.com/icg-radio.htm

Noticias :  http://grafologiauniversitaria.com/NOTICIAS_ICG.htm

http://www.grafoanalisis.com/NOTICIAS_AGC.htm

Referencias en prensa:

http://www.grafoanalisis.com/icg-prensa-referencias.htm

ICG Revistas: http://www.grafoanalisis.com/ICG_REVISTA_ELECTRONICA.htm

ICG Información:  http://www.grafoanalisis.com/ICG_presentacion.htm

http://www.grafoanalisis.com/ICG_calidad_investigacion.htm

ICG: Vínculos  http://www.grafologiauniversitaria.com/

http://www.cienciasforensesuab.com/

http://www.policiacientifica.org/

Facebook: http://www.grafoanalisis.com/icg-facebook.htm

www.grafoanalisis.com

 

PERFIL GRAFOPSICOLÓGICO DE MARTIN LUTERO

 

 

J. TUTUSAUS

BOLETÍN NÚMERO 17,  Segundo semestre 1996

 

 

El 18 de Febrero de 1546 murió el conocido teólogo y reformador protestante alemán (Eislaben, Turingia, 1483, id. 1546). Por tanto, en este año se celebra, principalmente en Alemania, el 450 aniversario de su muerte. Con motivo de la caída del telón de acero, se ha creado el “itinerario o ruta de los reformadores” para los interesados en efectuar una suerte de “peregrinaje” turístico.

Para poder estudiar su escritura, un tanto difícil por no poseer mejores copias, ni haber contemplado escritos originales del fogoso reformador, nos vemos obligados a presentar una breve biografía y tomar algunas citas que nos hablan de su carácter.

Martin Lutero (Luther) ingresó en los agustinos en Erfurt (1505) en contra de los deseos paternos. Fue ordenado sacerdote en 1507 y se doctoró en teología en 1511. Desempeñó el cargo de vicario general de los agustinos en Alemania (1515). Fue un excelente religioso: se entregaba a la oración, la penitencia y los estudios teológicos, tratando de conseguir su salvación en la verdad. (Enciclopedia Gran Larousse).

El 31 de Octubre de 1517 fijó en las puertas de la iglesia del castillo de Wittenberg sus 95 tesis en contra de la “venta” de indulgencias por el dominico Tetzel, lo cual dio comienzo inesperado a la Reforma, viviendo veintinueve años más para esta causa.

Escribió tres escritos que son la base de las iglesias luteranas: Manifiesto a la nobleza cristiana de Alemania, La cautividad de Babilonia y el tratado de La libertad cristiana, en cuyas páginas concentró Lutero lo esencial de su teología, que se resumía en dos frases lapidarias: “El cristianismo es libre señor de todas las cosas y a nadie debe someterse”. “El cristianismo es en todas las cosas siervo y está sometido a todo el mundo”. Los lemas fundamentales de M. Lutero fueron: ·”Sola Gratia”, “Sola Fide”, “Solo Christo” y “Sola Scriptura”.

Su obra teológica y exegética, así como sus sermones escritos, es ingente. Dio a Alemania su lengua literaria a través de la traducción de la Biblia, que no estuvo terminada del todo (A.T.) hasta el año 1534, considerada como “un trabajo monumental que dejó una profunda y duradera influencia en el idioma, la vida y la religión de Alemania”.

Felipe Melanchthon, su discípulo dilecto, en el sermón y oración fúnebre exclamó: “Ha muerto el carro y auriga de Israel”. Fue una despedida con palabras claras: “médico severo”, “el instrumento de Dios para la renovación de la Iglesia”. Melanchthon, en un momento como aquel, no calló la “impetuosa mordacidad” y la “vehemencia de sus polémicas”.

Lutero era muy firme en sus convicciones. Muestra de ello es el final de su discurso en la Dieta de Worms (1521) ante Carlos V: “Si no soy refutado con el testimonio de las Sagradas Escrituras o por motivos razonables (...) de otro modo me consideraré vencido por la Escritura, en la cual me he apoyado, por lo que mi conciencia es prisionera de la palabra de Dios. Por tanto, ni quiero ni puedo retractarme de nada, pues obrar contra la propia conciencia no es seguro ni honrado. Esta es mi postura. No puedo hacer otra cosa. Que Dios me ayude”.

Lutero se declaró a favor de hacer justicia según las leyes seculares, precisamente él que durante toda su vida sólo tuvo hirientes sarcasmos para los juristas y la jurisprudencia. Las pullas verbales lanzadas por Lutero a lo largo de su vida contra sus adversarios del Evangelio pierden su vigor si se remonta su origen a una ingrata alcoba infantil. Más bien revelan cómo Lutero entendió su misión: ¡luchar contra el máximo difamador de todos los tiempos” (H.A. Oberman).

Durante su vida fue insobornable y sin consideraciones de interés propio. El Lutero polémico hubo de inclinarse ante el vigor científico de Melanchthon. El trabajo de traducción de la Biblia ilustra con claridad como el reformador gruñón e intolerante no representa la totalidad de la personalidad de Lutero. Tomó partido por la defensa de los débiles inexpertos, pero entre los teólogos no soportó oyentes ni discípulos. En los enfrentamientos con sus compañeros emplea una pluma acerada y, a menudo, incluso, demasiado ruda. Lutero se desata en insultos contra papistas, juristas, etc. Lutero mismo decía: “muchos me han acusado de haber actuado con demasiada dureza. Con dureza sí, y a menudo excesiva; pero siempre se trataba de la salvación de todos, incluso de los enemigos”.

Morellanus describe a Lutero como un hombre de voz clara e inteligible y de trato cortés, si bien “un poco mordaz y agresivo en sus críticas”. Lutero no negó jamás un exceso de acritud; su tendencia a los “golpes rudos” dañó su fama en los círculos elevados (Atkinson).

La actividad de Lutero era en parte incrementada por los frecuentes peligros para su vida, las enormes responsabilidades asumidas y los despiadados ataques de sus oponentes, así como la necesidad de tener que estar “recluido” en un ámbito geográfico muy reducido.

 

SIGNOLOGÍA DEL GRAFISMO DE M. LUTERO

A continuación presentamos una descripción sinóptica de signos y sus equivalencias contextuales.

Inclinada + arcadas. Aceptación del futuro con deseo de renovar los valores del pasado, siendo conservador en la intimidad. Da importancia a las formas. Las arcadas superiores son, asimismo, el exponente de concepciones originales.

Ligada + inclinada. Expresión emocional ante las excitaciones externas. Exclusivismo. Rapidez de la excitabilidad nerviosa. Adaptación activa a la lógica y a lo aprendido. Deseo de comunicar sentimientos e ideas.

Presión horizontal desplazada. Apoyo a las propias ideas y convicciones y la necesidad de imposición de las mismas.

Pred. eje vertical + “p” sobrealzada”. Expresa la individualidad con capacidad de liderazgo. Dinamismo en búsqueda de la verdad. Exigencia ideal con sentimiento de jerarquía. Intolerancia a las imposiciones ajenas. Actitud emprendedora de proyectos elevados.

Palotes rectos. Rigidez e inflexibilidad ante las resistencias o presiones ajenas. Intransigencia para mantener las decisiones adoptadas. Exigencias de orden moral. Super-Yo rígido.

Orgullo susceptible (+ “p” sobrealzada y óvalos con ángulo base).

Ejes periféricos sin ojales. Autoculpabilización. Abnegación en favor de la capacidad especulativa y la aceptación de una instancia superior. Super-Yo rígido.

Energía instintivo-afectiva orientada hacia dominios ascéticos o intelectuales. Represión de la afectividad para conquistar fines elevados.

Óvalos con ángulo base + acerada. Conflictos internos, antagonismos, susceptibilidad ante las críticas y ofensas, que da lugar a resentimientos dolorosos, tensión, impaciencia y obstinación. Mordacidad.

Barras “t” descendentes + “p” sobrealzada + óvalos angulosos. Obstinación orientada hacia metas únicas y muy concretas. Trato injusto a los inferiores o subalternos.

Presión desplazada + ganchos + aceraciones + óvalos angulosos o picudos. Afán de sobrepasarse para superar carencias. Brusquedad explosiva. Cóleras frecuentes.

Haz click sobre la imagen para verla ampliada

ARPONES EN LA BASE DE LAS JAMBAS LETRAp” Y EN LA LETRA “x”.
Esta característica es altamente significativa y de la mayor importancia. A. Vels, al explicar el Test Palográfico del Profesor Escala
en su libro La selección de personal y el problema humano en las empresas, definió dicho signo como “espasmo nervioso
epileptoide”.
El hecho de la vocación intensamente religiosa de M. Lutero se corresponde con la tipología del “E” (Epileptoide) de Szondi, la cual
se halla en sacerdotes, filántropos y gente abnegada en favor de otros.
icho tipo da lugar a: “tolerancia difícil ante lo malo”, “sensibilidad por la verdad”, “deseo de desgravar culpas propias”, “paroxismos
coléricos”, “fallo de los frenos de los afectos toscos almacenados”, “luchas internas entre el ángel y el demonio”, “acumulación de
ira y de cólera”. Efectivamente, todo ello se corresponde con los aspectos más criticados por los biógrafos de Lutero. Lutero
manifestaba un Yo terco (“El mundo soy yo); de ahí su sentido de justicia colectivo.

 

 

Agrupación de Grafoanalistas Consultivos de España.- asociación profesional de grafología miembro de pleno derecho de la ADEG

 

volver al Inicio