ENLACES ICG

 

Programas de Estudios:  http://www.grafologiauniversitaria.com/masters.htm

Artículos y material de los Directores:  http://www.grafoanalisis.com/vinals&puente.htm

Líneas de Investigación: http://grafologiauniversitaria.com/grupos_investigacion.htm

Manuales universitarios: http://grafologiauniversitaria.com/libros%20celdas.htm

Blogs: http://www.grafoanalisis.com/icg-blogs.htm

TV – Videos: http://www.grafoanalisis.com/icg-Tv-video.htm

TVE la 2, Caso Anna Permanyer:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/ciencia-forense/ciencia-forense-caso-permanyer/3416120/

Radio - Audio ICG:  http://www.grafoanalisis.com/icg-radio.htm

Noticias :  http://grafologiauniversitaria.com/NOTICIAS_ICG.htm

http://www.grafoanalisis.com/NOTICIAS_AGC.htm

Referencias en prensa:

http://www.grafoanalisis.com/icg-prensa-referencias.htm

ICG Revistas: http://www.grafoanalisis.com/ICG_REVISTA_ELECTRONICA.htm

ICG Información:  http://www.grafoanalisis.com/ICG_presentacion.htm

http://www.grafoanalisis.com/ICG_calidad_investigacion.htm

ICG: Vínculos  http://www.grafologiauniversitaria.com/

http://www.cienciasforensesuab.com/

http://www.policiacientifica.org/

Facebook: http://www.grafoanalisis.com/icg-facebook.htm

www.grafoanalisis.com

 

ANÁLISIS GRAFOPSICOLÓGICO DE LA ESCRITURA DE MARCEL MARCEAU (AÑO 1995)

José Pérez Santiago
Grafólogo
Licenciado en Filología Hispánica
Profesor de Lengua y Literatura



 

Lo que destaca, en primer lugar, es la diferencia entre texto y firma. La falta de homogeneidad entre uno y otra es reflejo de la pluralidad de actitudes, la disociación o ambivalencia, los conflictos entre lo que el sujeto siente interiormente y lo que expresa de cara al exterior. Su vida íntima parece hallarse en desacuerdo con la social o profesional. Hay aspectos de sí mismo que no desea expresar, mostrar en público. El texto ofrece una máscara del personaje reconocido y alabado socialmente, popular, exitoso.
 

En el texto predomina el movimiento; en la firma, la forma.
Según la firma, su complejidad interior queda camuflada y apenas se hace visible en el exterior. El sujeto es frío, rígido, intransigente y distante, orgulloso, arrogante y con una actitud defensiva y dominante.
El dibujo, con la conocida flor, actúa como un paréntesis, como un dique entre dos mundos: el exterior y el interior.
 

La firma es semiilegible e inacabada (filiforme en sus últimos trazos), signo de dinamismo, vivacidad e impaciencia. Indica necesidad de ganar tiempo, sentido de la acción, afán de simplificar las cosas y concentración sobre los propios objetivos. Concepción rápida, aunque poco detallada, que corresponde a un ser angustiado.
 

Aquella corresponde al nombre del artista (recordemos que el apellido del padre se lo tuvo que cambiar por motivos políticos: el auténtico es Magel, lo que tal vez explicaría las distorsiones del mismo).
 

El sujeto expresa sus deseos de privacidad. Quiere llevar con pudor y secreto su mundo íntimo, y tiene dificultad para manifestarse o mostrarse. Es evasivo ante determinadas obligaciones o responsabilidades. Puede haber tenido problemas en la infancia y en sus relaciones familiares. También los manifiesta con su identidad social y profesional.
 

La subvaloración gráfica del nombre y del apellido muestra que el sujeto está insatisfecho y descontento con lo que simbolizan. No se gusta a sí mismo. Se identifica más con su rol social y profesional, en el que invierte más esfuerzo y atención, concediendo una menor importancia o atendiendo menos a su mundo íntimo-familiar, lo que sucede con muchos artistas.
 

Se observa un rechazo a la ausencia de la figura del padre, problema que ha llevado interiorizado desde niño y que todavía no ha sabido solucionar.
 

En general, la firma está indicando sentimientos de inferioridad, descontento de sí mismo, lo que puede reflejar problemas de identidad personal, lo que le lleva al disimulo.
 

El subrayado de la rúbrica es corto, lo que explicaría la necesidad del apoyo y del aplauso de los demás para tranquilizarse y sentirse importante. Mediante esta satisfacción logra acallar cuanto el ser íntimo oculta y sufre.
 

El uso de mayúsculas propone una exaltación del Yo, que trata de destacar y hacerse notar, tras una pantalla que oculta parte de su ser, especialmente los puntos débiles, procurando  dar siempre una buena impresión, optimista de la vida. Tiende a ser autoexigente y perfeccionista para ser bien considerado. Y sacrifica parte de su espontaneidad a fin de guardar la apariencia y compostura. Intenta destacar el contenido de lo que escribe, en este caso, su profesión.
 

Ello lo corrobora la escritura inhibida. Los miedos, la inseguridad, la falta de confianza en sí mismo llevan al sujeto a retraerse en las relaciones. El comedimiento excesivo estanca y frena a la persona, le deja en continua suspensión, quedando su yo reprimido o escondido.
 

Su existencia es su trabajo. Probablemente, cuando ya no pueda dedicarse a él, caerá en un profundo abatimiento.

Por lo que se refiere el conjunto del texto precedente a la firma, la escritura descuidada implica desinterés, rebeldía, la no aceptación de las pautas sociales y las normas comúnmente aceptadas. El sujeto, caprichoso, tiende a dejarse llevar por sus impulsos. Sin embargo, la fama, la popularidad, le obligan a seguir una serie de pautas que le reprimen tales impulsos. Y el sujeto entra en una crisis de identidad.
 

Su conducta es desorganizada. No tiene ningún pudor en invadir el terreno íntimo y los derechos de los demás, pero impide que nadie invada el suyo.. Existe en él una necesidad de proximidad con el mundo; se refiere a la actitud y relación en el ámbito social. Tiene dificultades para aceptar lo ajeno. Mantiene una cerrazón respecto a sus propias ideas  y una sobrevaloración de sus propios intereses.
 

Existe un predominio de la acción y de la comunicación sobre la introspección y el silencio, lo que significa un déficit de reflexión y de vida interior. La concentración en la acción y en el trabajo lo distrae del miedo al silencio y a la soledad, a enfrentarse consigo mismo. Con ello consigue siempre una huida hacia adelante. El silencio y la soledad del mimo en el escenario resulta, así, una compensación al miedo como trauma, teniendo en cuenta, además, que, en este caso, no son absolutos, pues el sujeto se siente arropado por el público.
 

Personaje introvertido, busca la desconexión de la realidad. Posee una propensión a las obsesiones y escrúpulos, propio de personalidades perfeccionistas y obsesivo-compulsivas.
 

Es un sujeto inestable, con sacudidas y vaivenes emocionales. Se caracteriza por la ansiedad, el temor y la falta de confianza, que afecta a la visión o enfoque de las cosas. 
La mezcla de mayúsculas y minúsculas es un signo del deseo de ser el centro de atención ("el pequeño rey" según la escuela francesa). Existe una necesidad inmadura y egocéntrica de realzar el Yo. Son sus características generales: la inestabilidad, la inmadurez, la desorientación y el desequilibrio psíquico.
 

Destaca el rizo de la subjetividad, que implica una pose distinguida y distante. El sujeto se impone una barrera para que no se le acerquen los demás. Pretende ser respetado como alguien especial o superior. Y el de la rebeldía, según el cual el sujeto muestra una actitud oposicionista o reivindicativa, con una tendencia a llevar la contraria y mostrando un gusto por la polémica.
 

Las letras cerradas suponen una acusada reserva y cautela en la expresión y expresión, vigilancia, defensa y cierre.
Por un lado, muestra dificultades de adaptación y, a la vez, simpatía y cordialidad, lo que se relaciona con la imaginación y la intuición artísticas.
 

La emotividad que transmite en sus actuaciones viene de la mano de una técnica depuradísima más que de las emociones propias. Como en todo arte, existe un falseamiento. El artista está representando un papel. En una palabra, no tiene porque sentir interiormente las emociones que transmite.
 

Su carácter se muestra firme y enérgico, exigente. Sufre altibajos de humor. Alterna crisis de exaltación y períodos de abatimiento. Puede ser un síntoma de pérdida de orientación espacio-temporal como síntoma trastornos de tipo mental. Estas fluctuaciones anímicas vendrían indicadas por la línea de base serpenteante, que a la vez serían indicio de hiperemotividad, nerviosismo y labilidad.

Estaríamos ante una personalidad, en el fondo, débil. Con una actitud camaleónica y oportunista que se amolda, astutamente, al entorno buscando su beneficio y conveniencia.
 

En resumen, la personalidad analizada es un cúmulo de contradicciones internas que lo llevan a un choque de orden psíquico. Y es esa personalidad contradictoria la que no quiere que los demás conozcan, pues, de lo contrario, humanizarían al mito profesional, destruyéndolo. De ahí la preservación del Yo íntimo y la hipervaloración del Yo socio-profesional, a pesar del sufrimiento que este estado le acarrea.

 

 

Coordinació d' Estudis: Perícia Cal.ligràfica Judicial, Peritatge Grafopsicològic, Criminalista.-

E. Postgrau, Universitat Autònoma de Barcelona .-Telf: 93.321.57.48   -  http://www.grafologiauniversitaria.com   

VOLVER AL INICIO