ICG  Instituto de Ciencias  del Grafismo /Seminario sobre grafopsicología de la firma / Introducción Tutusaus

 

 

 

Introducción de Jaime Tutusaus Lóvez

 

 

Para la interpretación correcta y completa de la firma (y rúbrica) deben tomarse en consideración las sabias declaraciones de los siguientes eminentes grafólogos:

 

«Ningún estudio grafológico debe ser hecho si el texto no está firma­do y, de la misma manera, ningún estudio grafológico debiera realizarse si la firma no va acompañada de un texto manuscrito.» (Charlotte Dugheyt). Asimismo, Rudolph S. Hearns en Self portraits in Autographs dice: «Las firmas deben ser interpretadas adecuadamente sólo en conexión con el texto manuscrito.»

Es una verdadera lástima que la grafología sea conocida por la masa o el vulgo (con perdón) tan solo como la "adivinación de cómo es uno mirando la firma", gracias  a la desafortunada forma de actuar de algunos pseudografólogos, que aparecieron hace unos años en T.V. con un exhibicionismo que implicaba el preconocimiento de la firma del personaje a analizar siempre complacientemente.

También hemos de añadir que en la firma hay un componen­te importante que son las mayúsculas. Sostenemos, no obstante, que no exis­te la denominada "grafología de las mayúsculas", cuyo estudio particulariza­do se efectúa en la Grafología General a cada uno de los Aspectos gráficos, "especies" o variables, así como en sus iniciales y finales o gestos tipo. Cier­tamente, hay formas raras e infrecuentes, las cuales hay que interpretar se­gún el contexto y la aplicación de principios adecuados; si no, es preferible evitar su interpretación, tal como indica Crépieux-Jamin respecto a los sig­nos raros o poco frecuentes (principalmente "modos").

La grafología de la firma no es ni fácil ni simplista, sino todo lo contrario, por cuanto si bien es fácil hallar un número determinado de estereotipos y prototipos en número y especificidad bien determinada, ello se complica cuando se le une el espaciamiento por colocación (lugar del folio o distancia del texto) y la concordancia o discordancia de la firma con respecto a las constantes del imprescindible texto.

Lo antedicho pone de manifiesto, así nos lo parece, que la restricción relativa del número de prototipos específicos debe, sin duda denotar la existencia de un gran número de interpretaciones posibles por cada característica en virtud del "Principio de polivalencia del signo".

La firma, en cualquier caso, no podrá proporcionar indicaciones completas sobre la personalidad. Es más bien un elemento de confirmación, corrección o contradicción de las indicaciones que provee el texto gráfico.

 

En resumen, somos partidarios de lo que afirma el eminente Cré­pieux-Jamin: «Es imprudente, en ausencia de otros documentos, comentar la firma a fondo, ya que su extrema condensación obliga a controlar nuestras observaciones.» También el sujeto puede haber evolucionado más de lo que indica la firma.

El significado general de la firma, expuesto por diversos autores, no queda claro del todo en su aspecto teórico, produciéndose muchas contradicciones. Ello es debido, especialmente, a que la firma expresa varios parámetros y no tan solo uno. A continuación exponemos aquello que la experiencia y el estudio del tema nos parece más coherente y nuclear. De todas formas, no se pueden aplicar a toda firma todos los principios que a continuación se enumeran:

 

Significado general de la firma

1.       Es un gesto automatizado, inconsciente o semiinconsciente elegido y trazado con mucha libertad tanto expresiva como representativa.

2.       La firma implica y contiene el nivel, calidad y fuerza de las aspiraciones, motivaciones y ambiciones íntimas del sujeto; o sea, lo que quisiera ser o parecer, según sea la expresividad y representatividad aludidas en el punto precedente.

3.       La firma contiene actitudes, ideales, potencialidades, recursos y proyectos que pugnan por exteriorizarse (ver firmas "plusvalorantes").

4.       La firma provee indicaciones de cómo utilizar el potencial indicado en el texto (Molander).

5.       La firma es una síntesis del pasado (Pulver) de la relación yo- familia, o sea que se trata de una síntesis o bosquejo autobiográfico condensado.

6.       La firma expresa, asimismo, la relación íntima en relación con el Yo ideal como contrafigura del Yo real, así como la manifestación de otros "yoes" (integración o desintegración del Yo).

7.       La firma expresa traumas y situaciones que afectan al autoconcepto íntimo acompañados de un proyecto vital o esperanza de futuro para su superación, compensación o sobrecompensación.

 

Significación general de la rúbrica

La rúbrica es la expresión de mecanismos de defensa y autoprotección, del grado de sencillez intencional y del grado de autonomía y adaptación versus la deficiente implicación en el compromiso por temor a perder la seguridad o la evasión o evitación de la vida social, la angustia, el sentimiento de culpa y la consciencia de la realidad. 

                                                                                                        Jaime Tutusaus Lóvez    

 

 

 ***

 

Universitat Autònoma de Barcelona

Master en Grafoanálisis Europeo, UAB - Master en Criminalística, UAB

 

 Newsletter Grafologiauniversitaria (UAB)

http://www.egrupos.net/grupo/grafologiauniversitaria/alta

 

***

 

 

Presentación - Introducción J. Tutusaus - Introducción A. Vels - Introducción F. Viñals -  

Tema 1 - Tema 2 - Tema 3 - Tema 4 - Tema 5 - Tema 6

Tema 7 - Tema 8 - Tema 9 - Tema 10Muestras gráficas
 

© Instituto de Ciencias del Grafismo