CONTRIBUCIÓN A UNA DEONTOLOGÍA MODERNA

 

 

ENTRA AL FORO DE GRAFOLOGÍA !!!

                                                                                                         J. TUTUSAUS

BOLETÍN NÚMERO 14, Primer semestre 1995

 

            El método correcto para desarrollar el ejercicio científico y técnico de la profesión grafológica debe partir de las leyes establecidas sobre la es­critura, la investigación fenomenológica del movimiento, el enfoque y con­cepción sistémico-sintético-globalista y las normas de interpretación grafoló­gica, basadas en una selectiva polivalencia del signo, la teoría de los rasgos y la formación de síndromes básicos de carácter tipológico, caracterológico, clínico o de otro tipo, asimismo, coherente y lógico.

 

            No es admisible la grafología empírica, no infrecuente, basada en una morfología estática, el análisis particularista no contextual, el empleo de interpretaciones fijas o estereotipadas y la ausencia de sistematización caren­te de principios y normas integradoras del conjunto de conocimientos experi­mentales que constituyen el patrimonio de todo el saber grafológico acumu­lado.

 

            Es recusable el tipo de enseñanza simplista basado en cursillos de corta duración, sobre temas grafológicos diversos, con la pretensión de im­partir la enseñanza de aspectos delicados de "grafología patológica, clínica, criminológica o sexológica, etc.", así como la "grafología de la firma" a per­sonas, generalmente, sin conocimientos previos o sólidos de grafología. Es­tas enseñanzas carecen de ética profesional y tienden a la creación de pseu­dografólogos cuya actuación puede ser perjudicial, si no peligrosa.

 

 

Limitaciones de la grafología

 

1.         No siempre la escritura es el sector más importante de la personali­dad, por lo que, en algunos casos, debe restringirse prudentemente la exten­sión de los análisis.

 

2.         La escritura no permite siempre la formulación de diagnósticos clí­ni­cos o patológicos diferenciales, lo cual debe conocer el usuario de los servi­cios grafológicos.

 

3.         La grafometría permite un estudio objetivo de la escritura en sí, pero no mide la intensidad de los rasgos del carácter, limitando la determinación del número de ellos, debido a que la interpretación depende de las múltiples combinaciones que pueden efectuarse de los componentes gráficos entre sí.

 

4.         No existe una relación constante entre habilidad manual y la habili­dad para escribir con soltura, por lo que es difícil conocer las aptitudes ma­nuales a través de la escritura.

 

5.         La escritura es evolutiva y no siempre se sincronizan los cambios psíquicos con las correspondientes modificaciones paralelas de la escritura; unas veces se adelantan y, otras, se atrasan los cambios perceptibles.

 

 

 

Agrupación de Grafoanalistas Consultivos de España.- asociación profesional de grafología miembro de pleno derecho de la ADEG
c. Aragón 156, principal - 08011  Barcelona (Spain) - Telf. (34) 93 452 12 28 - Fax (34) 93 323 24 71