Master en Grafística, Grafopatología y Grafología Forense de la Universitat Autònoma de Barcelona

www.grafoanalisis.com

 

 

CLARIFICACIÓN DEL CONCEPTO DE CIENCIA POR

ANÁLISIS TRANSACCIONAL

                                                                                 

Bol. 11 AGC España

 

 

 

Francisco Viñals Carrera y Mariluz Puente Balsells

Directores del Master en Grafística, Grafopatología y Grafología Forense, UAB

 

 

La mayoría de gente "a priori" y como personas individuales, acos­tumbran a estar de acuerdo en el amplio concepto de ciencia como conjunto de conocimientos de validez objetiva, pero cuando es la sociedad la que opi­na, a la hora de la verdad siempre aparecen conflictos en el establecimiento de las fronteras o límites entre lo que se considera verdaderamente científico y lo que no lo es.

 

Para los griegos ciencia significaba conocimiento demostrado, y si no era así lo consideraban opinión. Aristóteles clarificó un poco la cuestión definiendo la ciencia como cuerpo coherente de razonamientos demostrati­vos. Para la tradición aristotélica todas las ciencias tienen principios propios de su campo de aplicación pero al propio tiempo un mismo procedimiento deductivo, y se diferencian de las técnicas, ya que estas se basan únicamente en la experiencia. La validez objetiva de la Ciencia se funda sobre la existen­cia de Principios inherentes a la naturaleza del hombre y que constituyen los fundamentos del orden y del universo, y sobre el presupuesto de procedi­mientos lógicos, naturales en el hombre y que expresan también, de algún modo, el orden del universo.

 

Galileo concibe la Ciencia como la descomposición de la naturaleza en sus elementos simples y en las relaciones que existen entre ellos. Ya tene­mos pues la base filosófica que propone Aristóteles y la forma de investigar mediante Análisis y Síntesis que argumenta Galileo y desarrollada por Fran­cis Bacon y Descartes.

 

A pesar de la magistral afirmación de Aristóteles y posteriores filó­sofos sobre el concepto de Ciencia, la complejidad de las distintas corrientes y los avances tecnológicos han complicado la posibilidad de valorar objetiva­mente lo que alcanza o no llega al grado de Ciencia, o en todo caso la expli­cación de por qué la sociedad lo considera o no científico.

 

Personalmente y haciéndonos eco de las aportaciones del Maestro Aristóteles, aplicando sus conceptos a la época actual, se puede reinterpretar su idea gracias a la Psicología Profunda; cierto, creo que la visión psicoa­na­lítica que podemos sugerir a través del A.T. (Análisis Transaccional), puede ayudar a comprender mejor el proceso de cientificación de una materia o contenido sintético y entramado racional de ideas. El A.T. puede resultar muy útil en este caso, ya que es una teoría pedagógica, por lo tanto fácil­mente comprensible y al propio tiempo fácilmente transportable a otras mate­rias que no son la propia psicología.

 

Para entender la aplicación que sugiero del AT debemos recor­dar que dicha teoría puede considerarse como el desarrollo más avanzado del Psicoanálisis y se basa en tres importantes Sistemas denominados popular­mente padre, adulto y niño, que, salvando las distancias, serían compara­bles a Super-Yo, Yo y Ello. Los tres estados del Yo funcionan de manera interactiva en cada individuo. Dichos sistemas psíquicos o Estados del Yo, tal como se ha comentado, pueden relacionarse con otras materias, como por ejemplo en Psicofísica se homologan con espacio, tiempo y movimiento. Y entre ellos mismos con las patologías o la armonía, a semejanza de "los principios inherentes a la naturaleza del hombre y que constituyen los fundamentos del orden y del Universo" de Aristóteles.

 

Entrando en esta aplicación del A.T., el primer punto de compren­sión sobre las ciencias podemos encontrarlo en el sistema niño, por su sen­sibilidad, recoge las impresiones del exterior, por lo que tiende al descubri­miento, a la invención, que es propia de su necesidad de movimiento como autodescubrimiento, creatividad para diferenciarse y satisfacer su ego, sor­prender o impresionar para captar la atención, y por supuesto es fácil que en sus experimentos encuentre explicaciones conexas a cuestiones repetitivas que ha logrado solucionar. Así pues, es lógico que sea el sistema niño el promotor de cada ciencia.

 

La creatividad del niño puede ser genial y no ser ciencia, ser esen­cialmente arte; para que los descubrimientos del niño puedan ser considera­dos más que intuición deberán someterse a una sistematización lógica de tipo deductivo e inductivo, y esto ya es propio del sistema adulto, que de for­ma aséptica, con cálculo desapasionado, se encarga de comprobar la periodi­cidad de la eficacia, la valoración o forma de calificar y cuantificar para obtener resultados precisos; sería el paso de la intuición o la ingeniosidad a la inteligencia en concepto global, a la verificación sistemática que prueba la efectividad de la investigación. Así es, el adulto es como el ordenador, recoge las impresiones del niño y las organiza para que puedan resultar efectivas según una jerarquía de valores y un buen entramado que relaciona unas ideas con otras, seleccionando las premisas idóneas con los postulados precisos.

 

El tercer Sistema, el padre, se encarga de guardar la información que ha ido recopilando, es como la voz de la conciencia, las grabaciones sobre las que en último término se guía el sujeto en cuanto a su capacidad autoafirmativa, ya sea para imponerse o resistir a la presión ambiental, es el que configura el autoconcepto o clasificación en cuanto a rol y status, y la última fase en el reconocimiento de una Ciencia tiene precisamente bastante que ver con este sistema padre. Efectivamente, tras aplicar una metodolo­gía o sistemática adecuada por parte del sistema adulto al ingenio o in­ventiva del niño, es cuando ha llegado la hora de proponer unos Principios o Leyes si se ha conseguido una eficacia probada.

 

También es propio del sistema padre la elaboración de los Códigos Deontológicos, Estatutos y medios de defensa y control sobre derechos y deberes derivados de cada ciencia.

 

Al igual que en las patologías descritas en el A.T., el sistema padre puede contaminar al sistema adulto apoderándose de su ordenador para justificar sus prejuicios, o el sistema niño tomar el poder ejecutivo y contaminar al sistema adulto provocando la tendencia a la fabulación, autojustificándose con razonamientos aparentemente bien estructurados. Estas situaciones constituirían en principio, los enemigos básicos de toda ciencia. Por el contrario, la integración armonizada de los tres sistemas P.A.N. (padre, adulto y niño) significa el estado idóneo en la concepción de una ciencia, es lo que en A.T. se denomina adulto integrado, cuando el sis­tema adulto hace las veces de director de orquesta, pero sin imponerse, únicamente a modo de coordinador; deja actuar al niño con toda su inven­tiva, sus sentimientos creativos, que sean positivos y constructivos, teniendo siempre en cuenta la "voz de la conciencia" que aporta el padre, lo cultural­mente asimilado, los derechos y deberes, lo que concede la dignidad (algo que el postmodernismo ha puesto en entredicho).

 

Si pasamos de la teoría a la práctica y tomamos como ejemplo la grafología y la sometemos al anterior proceso, observaremos las primeras expresiones del sistema niño en autores como Juan Huarte de San Juan (s. XVI), Camilo Baldo o Baldi (s. XVII), Jean-Hipolyte Michon (s. XIX), precursores de esta ciencia al descubrir y establecer relaciones no casuales entre escritura y personalidad. Posteriormente, la elaboración de Géneros y Especies, la sistematización de maestros como Crépieux-Jamin y Preyer (s. XIX), supone la materialización propia del sistema adulto a modo de ordenador de las intuiciones del niño. Ya en plenol siglo XX vemos como el sistema padre elabora fundamentos y Leyes Grafológicas, por ejemplo con Klages y, segui­damente aparecen reflejos del adulto integrado con Max Pulver, pero ello no quiere decir que esta ciencia acabe aquí. Al igual que cualquier ciencia, debe reciclarse constantemente, y, puesto que el niño sigue traba­jando y realizando nuevos descubrimientos y vuelve a necesitar la interven­ción del adulto y el control del padre con una nueva integración de los tres estados, vuelve otra vez a repetirse la rueda, por ejemplo con Moretti, Marchesan, Wieser,  Pophal, Heiss, Teillard, Mueller, Enskat, Vels, etc.. El hecho de haber cumplido con el proceso de cientificación, y no una sola vez, sino varias veces, según los nuevos avances, sin renunciar al elogiable trabajo con que nos obsequiaron los clásicos, pero al propio tiempo reciclándose constantemente por la interrelación con la evolución de las demás especialidades humanas, la Grafología sin lugar a dudas, merece un puesto prestigioso entre las ciencias.

 

No ha sido fácil para la Grafología abrirse camino en su consideración de ciencia ante algunos aparentes PC (“Padres Críticos”) que en realidad no proceden precisamente del sistema “Padre” sino que son NAR (“Niño Adaptado Rebelde”) encubiertos; son el “Negativista” de  Millon fácilmente reconvertible en “Narcisista compensador” cuando logra una camino tan fácil gracias a una sociedad postmoderna donde el nihilismo “se lo pone en bandeja de plata” en su –juego- macabro de: “voy a romper tus expectativas” derivado de la actitud vital de: “Yo estoy bien cuando yo estoy mal y tu estas mal”.  La incredulidad está de moda, pero si supieran los seguidores que quienes les manejan son simplemente empresarios, posiblemente abandonarías esta nueva religión de la incredulidad, escepticismo, crítica científica o como quiera denominarse esa ancestral corriente que nació en la antigua Grecia.

 

Los auténticos buenos críticos de la Grafología son personajes como Victor Frank u otros de los grandes de la Grafología, la propia AGC de España o los profesores de Grafología, son autoridades que ejercen la crítica, claro está, constructiva, para mejorar, para que los Grafólgos se puedan sentir orgullosos como profesionales dignos, no para destruir. Por otra parte hay un síntoma sociológico que indica cuando está creciendo la ciencia Grafológica, es precisamente cuando aparecen “escépticos” organizados en redes sectarias dirigidas por mediocres, para criticarla (fíjense que ninguno de los pretendidos críticos ha estudiado científicamente la Grafología, ni es Catedrático de Universidad o autoridad reconocida en las Academias de Ciencias). Por Otra parte, que critiquen la grafología bunkeriana como viene ocurriendo en EEUU es hasta cierto punto aceptable, pues todo lo que sean interpretaciones de signo fijo no puede considerarse científico (el Grafoanálisis europeo no tiene nada que ver con el Grapho-Analysis de Bunker), igual que es criticable como nosotros mismos venimos haciendo sobre la grafología del entretenimiento, la mezcla con las mancias, la adivinación, etc. pero la grafología europea tienen una larga tradición en su validación como ciencia, hasta sus códigos deontológicos prohiben expresamente cualquier vínculo o confunsión con las artes adivinatorias, el cuaranderismo, incluso el esoterismo, etc.

 

Los detractores de la Grafología esgrimen argumentos que caen por si mismos por tratarse de planteamientos erróneos en su base. Un profesor que tuvimos de Sociología (el Dr. Buxó) cuando estábamos realizando un MBA en una prestigiosa escuela de directivos de los Ministerio de Educación y Ciencia, Universidades e Investigación, y Ministerio de Industria, nos previno de los abusos de la estadística por parte de quienes han aprendido cuatro reglas matemáticas que además son elementales, como el estimador de Kullback, el coeficiente de correlación de Pearson, o la Phi-divergencia, así como el marketing aplicado a la estadística incorporando un aparentemente complicado sistema de “redes neuronales”, etc., pero no saben nada sobre el producto al que lo aplican, de aquí que provoquen errores donde la predicción del tiempo se queda corta.

 

Así pues, salvo los estudios realizados sobre métodos de signo fijo que no siguen una metodología científica, los estudios aplicados sobre sistemas donde debe valorarse el conjunto de parámetros gráficos en sentido global y también analítico han demostrados su validez y en todo caso, los errores de los “escépticos” (NAR del AT equiparable al “Negativista” de Millon) son tan evidentes que cualquier aficionado a la estadística lo entiende, por ejemplo: pedir resultados que no da la grafología como: adivinar la profesión y el futuro profesional de los candidatos, el querer establecer el perfil de directivo sin contar con la suficiente muestra gráfica de directivos para obtener el perfil de parámetros grafológicos; el preguntar a los futuros candidatos su consideración sobre la grafología; buscar una correlación por índices no comparables; engañar con un pretendido efecto Barnum a los examinados pasándoles un informe grafológico estándar ambiguo para más tarde decirles que era el mismo para todos, influyendo en la negativa consideración al manipular a quienes realizan el experimento al hacerles ver que se habían creído parte del informe; argumentar que el acierto de personas ajenas y grafólogos es parecido en captar determinadas consideraciones de personalidad, ésta última consideración que es la más recurrida por los escépticos es precisamente la que más valida a la grafología pues se demuestra que es gestual y expresiva como el andar y demás lenguaje no verbal, simplemente el grafólogo es quien profundiza y puede ir más allá de la intuición para corroborar, ver las excepciones, distorsiones de percepción, influencia externa o circunstancial, y en fin, hacer un análisis completo como pasa en todas la ciencias de la expresión humana.

 

 

 

Para Profundizar:

 

Viñals, F., Puente, Mª Luz (2006 1ª reimpresión): Psicodiagnóstico por la Escritura, Grafoanálisis Transaccional, Ed. Herder, Barcelona

 

*   *   *

 

ENLACES ICG

 

Programas de Estudios:  http://www.grafologiauniversitaria.com/masters.htm

Artículos y material de los Directores:  http://www.grafoanalisis.com/vinals&puente.htm

Líneas de Investigación: http://grafologiauniversitaria.com/grupos_investigacion.htm

Manuales universitarios: http://grafologiauniversitaria.com/libros%20celdas.htm

Blogs: http://www.grafoanalisis.com/icg-blogs.htm

TV – Videos: http://www.grafoanalisis.com/icg-Tv-video.htm

TVE la 2, Caso Anna Permanyer:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/ciencia-forense/ciencia-forense-caso-permanyer/3416120/

Radio - Audio ICG:  http://www.grafoanalisis.com/icg-radio.htm

Noticias :  http://grafologiauniversitaria.com/NOTICIAS_ICG.htm

http://www.grafoanalisis.com/NOTICIAS_AGC.htm

Referencias en prensa:

http://www.grafoanalisis.com/icg-prensa-referencias.htm

ICG Revistas: http://www.grafoanalisis.com/ICG_REVISTA_ELECTRONICA.htm

ICG Información:  http://www.grafoanalisis.com/ICG_presentacion.htm

http://www.grafoanalisis.com/ICG_calidad_investigacion.htm

ICG: Vínculos  http://www.grafologiauniversitaria.com/

http://www.cienciasforensesuab.com/

http://www.policiacientifica.org/

Facebook: http://www.grafoanalisis.com/icg-facebook.htm

www.grafoanalisis.com

 

Agrupación de Grafoanalistas Consultivos de España.- asociación profesional de grafología miembro de pleno derecho de la ADEG

 

volver al Inicio